martes, 26 de agosto de 2014

Armando Duvalier, el poeta injustamente olvidado



Podrá sonar muy fuerte el encabezado de esta reseña, pero lo cierto es que a Armando Duvalier no se le dio la importancia que, sin lugar a dudas, representaba en el ámbito literario en México.

Curiosamente nació el mismo día que el también escritor y poeta Julio Cortázar, solo que en dos sitios muy alejados, Cortázar nacía en Bélgica, mientras que Duvalier vio la luz en Pijijiapan, Chiapas.
El maestro Duvalier fue uno de los literatos más talentosos, encabezando la segunda generación de poetas de Chiapas y la primera del siglo XX. De esta generación florecieron los cuatro pilares de la poesía chiapaneca: Armando Duvalier, Rosario Castellanos, Jaime Sabines y Enoch Cancino Casahonda, que en conjunto consolidaron la tradición poética contemporánea del estado de Chiapas.

Su trabajo literario fue reconocido por primera vez el 29 de agosto de 1967, por un grupo de promotores culturales encabezados por Eduardo J. Albores, Oscar Bonifaz, José Casahonda y Gertrude Duby.
Fue en el año de 1975 que el periódico Novedades de Chiapas le otorgó la Medalla al Mérito Literario, y en 1985 los intelectuales chiapanecos le entregaron el Pergamino Juan Rulfo. Asimismo, en 1986 le fue entregada la presea Tuchtlán de Oro.

Es preciso que en Chiapas realicemos una lectura más profunda de la poética del maestro Duvalier, quien ha quedado en el olvido injusto, a pesar de haber realizado una de las obras mas solidas e ingeniosas de la lengua hispanoamericana.

Les compartimos una probadita de su poesía:


El último vals

(fragmentos)

El día que me muera, como siempre,lo sentirán dos o tres de mis amigos,mas para todas las personas será un casoque pase absolutamente inadvertido....

Seré feliz volviéndome a la tierraque una madrugada me hizo brotar como semilla,que me dio sus jugos para ser un árboly miel para dar frutos de poesía....

Alguien dirá que fui un hombre extravagante,otro, que era bohemio y solitario,alguno, que era soñador, ingenuo y bondadoso,y otro más, que fui un enamorado....